Cuando implementas una metodología en tu escuela, lo primero que te planteas es el efecto que va a tener sobre tus alumnos a largo plazo y, generalmente, coincidimos en que queremos que se cumplan 3 requisitos indispensables:

  1. Que les haga mejores personas
  2. Que les facilite ser mejores profesionales en el futuro
  3. Que les ayude a ser felices

Más en profundidad, también tienes por objetivo que les enseñe a escuchar, a pensar, a analizar y a expresarse siempre con el máximo respeto.

Tras varios años de poner en práctica el programa de Filosofía para Niños en nuestro centro, nos hemos dado cuenta de que sin duda es una de las mejores opciones para estimular la inteligencia y desarrollar habilidades de pensamiento.

Tanto es así, que cada vez más profesores se unen al reto de aplicar el programa en otras asignaturas. Los resultados son sobresalientes con unos alumnos cada vez más motivados, más expresivos y respetuosos.

Si tienes interés en aprender más sobre este programa de estimulación cognitiva, te recomiendo leer algún artículo de Roberto Colom, profesor de la UAM. Este es uno de ellos: https://aprenderapensar.net/2017/10/31/podemos-mejorar-nuestras-capacidades-cognitivas/